Formación Permanente 2021

Interculturalidad y vida consagrada

En su tarea evangelizadora, la Iglesia ha dialogado con numerosas culturas a lo largo de los siglos, como indica el octavo artículo de Formación Permanente 2021.

Desde sus inicios, la Iglesia se ha adaptado a las diferentes culturas, adaptando a su vez su mensaje. En la propia Escritura se encuentran tres principios que orientan el encuentro entre Evangelio y culturas. Es el tema sobre el que trata el octavo artículo del programa de Formación Permanente OAR 2021, escrito por el teólogo Fermín Rodríguez.

Introducción

A lo largo de su historia, la Iglesia ha dialogado con la diversidad de culturas que ha ido encontrando en su misión de anunciar el Evangelio a todas las gentes. Este diálogo constante con las diferentes filosofías tiene por objeto hacer que el contenido de la fe sea relevante y significativa para los diferentes pueblos en cada momento de la historia; por eso, lejos de rechazar las expresiones culturales de estos pueblos, y siempre que estas no fueran contrarias a la fe, la Iglesia ha aceptado en su seno las riquezas de los diversos pueblos de la tierra. Esta convicción se refleja en las siguientes palabras de san Agustín de Hipona:

La ciudad celestial, durante su peregrinación, va llamando ciudadanos por todas las naciones y formando de todas las lenguas una sociedad viajera. No se preocupa de la diversidad de leyes, de costumbres ni de institutos, que resquebrajan o mantienen la paz terrena. Ella no suprime ni destruye nada, antes bien lo conserva y acepta, y ese conjunto, aunque diverso en las diferentes naciones, se flecha, con todo, a un único y mismo fin, la paz terrena, si no impide la religión que enseña que debe ser adorado el Dios único, sumo y verdadero.

De esta manera, fruto de este encuentro e intercambio de la Iglesia evangelizadora con la diversidad de culturas, recuerda Agustín al comentar el Salmo 44, surgió la diversidad de Iglesias locales: “[Los apóstoles] predicaron la palabra de la verdad y engendraron Iglesias”. En las siguientes páginas, queremos preguntarnos por el significado y las implicaciones que, para la Iglesia, en general, y para la Vida consagrada, en particular, tienen ese “diverso en las diferentes naciones” de la primera cita y el ‘plural’ con el que el Obispo de Hipona califica a la Iglesia engendrada en el anuncio del Evangelio. En otras palabras, buscamos explorar las consecuencias que la inculturación y la interculturalidad tienen tanto para la vida de la Iglesia como para una congregación religiosa inserta en una diversidad de contextos.

Descargar documento PDF